Dan 75 años de prisión a exjefe policiaco implicado en masacre de Allende

Juan Alberto Cedillo

19 de diciembre de 2017


SALTILLO, Coah. (apro).- Juan Ariel Hernández Ramos, exmando de la policía municipal de Allende al servicio de Los Zetas, fue condenado a 75 años de prisión, informó hoy la Fiscalía General de Coahuila.

Hernández Ramos participó en la desaparición de decenas de víctimas en Allende y municipios de la región conocida como Cinco Manantiales, y fue condenado por secuestro calificado.

“Esta persona era el segundo en la línea de mando de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Allende, y sus funciones consistían en proporcionar información al grupo delictivo de Los Zetas”, precisó un comunicado de la Fiscalía.

El implicado informaba cada una de las actividades que desarrollaba la corporación municipal y también de otras corporaciones de seguridad estatal y federal.

La Fiscalía precisó que Hernández Ramos era responsable de transmitir a sus subalternos de la corporación policiaca las instrucciones de la organización criminal.

Esta es la tercera sentencia que obtiene el Ministerio Público por los hechos ocurridos en marzo de año 2011 en el municipio de Allende.

En noviembre de 2016, el Juzgado Segundo en Materia Penal sentenció a Germán Zaragoza Sánchez y Fernando Hernández Reyes a 75 y 80 años de prisión, respectivamenge, por el delito de secuestro agravado.

“La Fiscalía de Personas Desaparecidas ha realizado diversas diligencias, logrando acreditar la responsabilidad de 14 personas en el secuestro de 28 víctimas”, concluyó el comunicado de la dependencia.

El 18 marzo de 2011, alrededor de 45 camionetas atestadas con hombres armados llegaron a Allende al filo de las 17:45 horas.

Los sicarios de Los Zetas buscaban cobrar una venganza del líder Miguel Ángel Treviño Morales, “El Z40”, contra familiares de los capos Héctor Moreno Villanueva, “El Negro”, y José Luis Gaytán Garza, “La Guichina”,

Héctor Moreno, Garza Gaytán y el capo de Piedras Negras, Mario Alfonso “Poncho” Cuéllar, eran responsables del tráfico de cocaína a gran escala por la frontera de Piedras Negras, y “El Z40” creía que alguno de ellos lo había traicionado filtrando información a una unidad especial de la Policía Federal (PF).

Esa tarde los sicarios se llevaron de Allende a unas 130 personas, mientras que esa noche en Piedras Negras los hombres del “Z40” privaron de la libertad y asesinaron a 40 amigos de Poncho Cuéllar.

La venganza del “Z40” se perpetró contra familias y trabajadores de los capos en Monclova, Sabinas, Nava, Allende, Morelos, Piedras Negras y otros municipios.

Los pistoleros de Miguel Ángel Treviño se llevaron en esos días a más de 300 personas que luego fueron asesinadas y sus cuerpos incinerados en diversas “narcococinas” de la región.