Organizaciones ambientales denuncian madruguete del Partido Verde en el Senado

La Redacción

19 de diciembre de 2017


CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un grupo de 76 organizaciones en favor del medio ambiente acusa al Senado de aprobar en la opacidad la iniciativa de la Ley General de Biodiversidad que permite la depredación de áreas naturales protegidas.

En una carta firmada por Greenpeace, el Poder del Consumidor AC, Red Latinoamericana por la Defensa del Patrimonio Biocultural y la Alianza Mexicana contra el Fracking, entre otras, denuncian que la propuesta impulsada por la senadora Ninfa Salinas, integrante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y directiva de Grupo Salinas, abre la posibilidad al uso comercial de mamíferos marinos.

En marzo de 2017, el colectivo de organizaciones ambientales alertó que de aprobarse la iniciativa del PVEM quedaría desprotegido 97% de las especies de flora que hay en México.

Ahora, los inconformes exigen que la minuta enviada a la Cámara de Diputados sea debatida y tome en cuenta a las organizaciones civiles y a las comunidades indígenas que serán afectadas con su aprobación.

Las ONG advierten que la legislación del Partido Verde ofrece “escasa protección de los recursos genéticos y su mercantilización, podría agudizar conflictos asociados al acceso y reparto de beneficios a comunidades locales o pueblos indígenas; no tiene claridad en materia de consulta y participación ciudadana, pues los espacios que se proponen incumplen la función de ser mecanismos reales de deliberación”.

También alerta que “en sus artículos transitorios se establecen excepciones que abren la posibilidad al uso comercial de animales y además no se establece la prohibición de actividades de alto impacto, como la minería y la generación eléctrica, en áreas naturales protegidas, con lo que la nueva ley, en lugar de proteger a la biodiversidad, protege los intereses de sus proponentes”.

Las organizaciones ambientales recordaron que la iniciativa del Partido Verde fue frenada en diciembre de 2016, debido a sus deficiencias, “cuando fue presentada para su aprobación expedita” en el contexto de la COP13 del Convenio sobre Diversidad Biológica en Cancún.