El caso de Miroslava Breach confirma el vínculo entre narco y política

Marcela Turati

30 de diciembre de 2017


Miroslava Breach, asesinada en Chihuahua el pasado 23 de marzo, era una periodista comprometida con su labor: investigaba asuntos riesgosos, los que tienen que ver con el crimen organizado, y no le temblaba la mano para publicarlos. La captura del presunto autor intelectual del crimen, realizada el lunes 25 de diciembre, dio pie a un juicio durante el cual se hizo pública la grabación de una conversación telefónica entre la reportera y un funcionario del PAN chihuahuense, lo que confirma lo dicho –y luego desmentido– por el gobierno estatal: en el fondo del caso se encuentra la “narcopolítica”.

CHIHUAHUA, Chih. (Proceso).- “Políticos panistas pusieron a Miroslava”. Así tituló El Diario de Chihuahua su edición del viernes 29 de diciembre, donde reseña la audiencia oral en la que se presentaron pruebas contra Juan Carlos Moreno Ochoa, El Larry, integrante del grupo armado Los Salazares y señalado como orquestador del asesinato de la periodista Miroslava Breach, y donde queda claro también que dos funcionarios panistas están involucrados en la trama del crimen.

Sin embargo, la veta narcopolítica que el propio gobernador panista Javier Corral había mencionado como móvil del asesinato, el pasado 23 de marzo, de la corresponsal de La Jornada, es negado ahora por el gobierno estatal y por el PAN, que intentan borrar dicha vertiente en la ejecución de la reportera que denunciaba la colusión entre narcotraficantes y políticos.

Antes de iniciada la audiencia –que se llevó a cabo sin la presencia del detenido– el secretario estatal de Gobierno, César Jáuregui, ya había declarado a la prensa que “no hay nadie por encima de este personaje”, como si El Larry fuera el último eslabón de la cadena criminal.

El lunes 25 Corral anunció que el recién capturado era autor intelectual del asesinato de la periodista; horas después, en un mensaje navideño, lo mencionó como “orquestador” del crimen y agregó: “Sabemos qué ocurrió, cómo sucedió y quiénes son los autores”.

Notas periodísticas publicadas simultáneamente en medios locales el día de la captura dieron a conocer que el detenido –además de viajar en avionetas, controlar los municipios limítrofes entre Chihuahua y Sonora y tener un narcocorrido en su honor–, habría asesinado a Miroslava como regalo de cumpleaños para Adán Salazar Zamorano, Don Adán, patriarca del clan de Los Salazares, preso desde 2011, operador del Chapo Guzmán y supuestamente nacido un 23 de marzo.

El regalo a Don Adán daría cabida a la teoría del asesino solitario.

Y si bien a mediados de octubre la Fiscalía General de Chihuahua adelantó que Gente Nueva –brazo del Cártel de Sinaloa– era el grupo responsable, el miércoles 27 de diciembre los nombres de dos funcionarios panistas surgieron durante el juicio: fue cuando el Ministerio Público leyó la transcripción de un archivo de audio extraído de una laptop encontrada en la casa de uno de los cómplices del crimen.

Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2148, ya en circulación