Bajo investigación por presuntos vínculos con el crimen, todos los policías de Chilpancingo

Ezequiel Flores Contreras

5 de enero de 2018


CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Los 123 agentes de la policía municipal de Chilpancingo, entre ellos el director de la corporación, Esteban Espinoza Montoya están sujetos a investigación por los delitos de delincuencia organizada, desaparición forzada y homicidio calificado.

Desde ayer, policías y directivos están en calidad de “presentados como testigos” y rinden su declaración ministerial ante agentes de la Fiscalía General del estado (FGE), para deslindar responsabilidades, informaron fuentes oficiales a Apro.

Las investigaciones preliminares determinaron que solo 80 policías municipales están certificados y se desconoce la situación del resto de los uniformados, indicaron las mismas fuentes.

Además de los policías municipales, también los agentes de la dirección de Tránsito están sujetos a investigación y declarando ante autoridades ministeriales.

Elementos del Ejército y de las policías federal y estatal irrumpieron ayer jueves en el cuartel de la policía municipal de Chilpancingo y desarmaron a los uniformados, tras las constantes denuncias públicas sobre la presunta participación de los agentes en la desaparición y ejecución de jóvenes en esta capital.

Posteriormente, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Pedro Almazán Cervantes, informó que soldados y elementos de las policías estatal y federal asumieron el control de la seguridad en esta ciudad.

En conferencia de prensa en la residencia oficial Casa Guerrero, el funcionario estatal precisó que se realiza una revisión del personal, armamento, patrullas y equipo de radiocomunicación de la corporación, debido a que la Fiscalía investiga a policías municipales presuntamente implicados en hechos delictivos, como privación ilegal de la libertad, desaparición de personas y homicidio calificado.

Hasta el momento, el alcalde priista de Chilpancingo, Jesús Tejeda Vargas no ha fijado una postura pública sobre la situación de la policía municipal que vuelve a exhibir la presunta colusión entre autoridades y delincuencia para realizar crímenes contra la sociedad como el caso Aytozinapa.