Síndico priista encargado de la seguridad en Chilpancingo es exhibido con presunto líder criminal

Ezequiel Flores Contreras

6 de enero de 2018


CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- En medio de la presunta colusión de policías municipales con la delincuencia para detener, desaparecer y asesinar jóvenes en la capital de la entidad, el síndico priista Miguel Ángel Hernández Gómez fue exhibido en una fotografía con un presunto líder criminal que opera en la zona.
 
En redes sociales se difunde una imagen donde aparece el encargado de la seguridad pública de Chilpancingo, Hernández Gómez, junto a Marco Antonio Salgado Pineda, alias “El Carioca”, señalado por el exdirigente de la guardia comunitaria del FUSDEG, Salvador Alanís, como líder del brazo armado de un grupo delictivo que opera en el valle de El Cotito, zona rural de Chilpancingo.
 
Esta franja de la entidad, ubicada en la región Centro, es controlada por el cártel del Sur, junto al grupo de autodefensa de la UPOEG y la banda de Los Ardillos, donde “El Carioca” funge como jefe de una estructura de sicarios que han sembrado terror y muerte en la zona, indicó Alanís en entrevista con el diario El Sur, en febrero pasado.
 
A principios de diciembre pasado, el priista Miguel Ángel Hernández Gómez admitió que había cobrado 450 mil pesos por concepto de pago retroactivo adicional a su salario, argumentando que se trataba de recursos que utiliza para promocionar su imagen a través de obra pública en las comunidades de Chilpancingo.
 
“En los dos años de la administración municipal no me dieron obra pública en el programa de planeación de obras del ayuntamiento, entonces yo he realizado gestoría social directa como lo hacen también los diputados locales y mis compañeros del cabildo”, justificó en ese entonces el funcionario sin explicar el argumento legal de la percepción extraordinaria.
 
Mientras, las familias de los dos jóvenes detenidos por la policía municipal y posteriormente encontrados ejecutados esta semana al norte de la capital, exigieron justicia, así como un alto a los niveles de corrupción gubernamental que han provocado los niveles de violencia en Chilpancingo.
 
Los integrantes del cabildo capitalino se limitaron a emitir un comunicado donde anuncian “su respaldo” a las acciones del gobierno estatal y federal, quienes tomaron el control de la seguridad en Chilpancingo.

Ello debido a que existen indicios de que los policías municipales de Chilpancingo están implicados en actos criminales y actualmente son investigados por delincuencia organizada, desaparición de personas y homicidio calificado, informó el fiscal estatal, Xavier Olea.
 
No obstante, el alcalde interino, Jesús Tejeda Vargas ha hecho mutis ante los señalamientos de presuntos actos de corrupción y los presuntos nexos de sus colaboradores con la delincuencia.